miércoles, 18 de noviembre de 2009

LEONEL COTA; EL REGRESO

Introducción. Después de un lapso de silencio, vuelve Leonel Cota a la previsible actividad política. Después de dejar la gubernatura de Baja California Sur, Cota Montaño, como se sabe, incursionó como uno de los hombres, más cercanos a Manuel Andrés López Obrador y por poco, por muy poco, al frente del PRD, lo lleva a la presidencia de la república.

Aunque se quedaron en la orilla, por un supuesto fraude a cargo de los poderes fácticos, nunca el PRD había llevado a cabo una elección tan exitosa, tanto, que del histórico 12 %, el partido de la Revolución Democrática llegó a un poco menos de 40% con muchas curules en el congreso que lo convirtió en la segunda fuerza política, sin duda, a causa de los fervores que levantó en su momento la personalidad de López Obrador.

A Leonel Cota le tocó, ese 2006, procesar el conflicto postelectoral, brete tras brete en el que el ex candidato presidencial metió al partido y en la petición de voto por voto, casilla por casilla, protestas, plantones, marchas; muchas de las cuales molestaron a la ciudadanía y el partido empezó a perder popularidad de una manera acelerada.
El acabose fue cuando se llegó el momento de renovar la dirigencia del partido y se enfrentaron dos grupos antagónicos al mando de Jesús Ortega y Alejandro Encinas. Las elecciones resultaron ser un verdadero fiasco: triquiñuelas, embustes, simulaciones. El partido que exigía elecciones limpias y acusaba fraude, no podía llevar en paz una elección interna; las comisiones perredistas que organizaron la elección no pudieron con el paquete, renunciaron y embrollaron aun mas el asunto. Las cosas llegaron hasta el Tribunal Federal, mismo que había sido desdeñado por el PRD como garante moral de las elecciones en México. Contradicciones de alto costo político hicieron rodar cuesta abajo al PRD.

En medio de este barullo Leonel Cota decide renunciar y dejar el patido a la deriva. Finalmente, como sabemos, el Tribunal da el triunfo a Jesús Ortega mientras los lopezobradoristas se quedan rumiando su desencanto, entre ellos, el propio Leonel Cota.

Después del PRD Nacional. Vienen meses de silencio, Leonel Cota mantiene un trato respetuoso con el gobierno de Narciso Agúndez. Nada se le puede reprochar. Aparece poco en la elección de su hermana Rosa Delia a la alcaldía de La Paz. Sin embargo, medios poco afectos a la familia Cota Montaño, inician una escalada de desprestigio y se acusa a ciertos funcionarios de deslealtad.

Es en la víspera de las elecciones intermedias, cuando se realizan las listas de candidatos a diputados que el nombre de Leonel Cota suena como candidato plurinominal. Con el PRD en manos de los Chuchos, la inclusión de Cota Montaño se encuentra con dificultades y rechaza el tercer lugar de la primera circunscripción, mientras al General Francisco Armando Meza Castro, le reservan la primera, una burla para el exgobernador y expresidente del partido y una razón suficiente para montar en cólera y acusar de falta de apoyo a los antiguos leales como el gobernador Narciso Agúndez, candidatos a diputados y dirigentes del PRD en BCS.

Con su historial, con su capacidad política, a Cota Montaño tendrían que ofrecerle una posición plurinominal segura. Le ofrecían un riesgo que no deseó tomar y se retiró. Ni el PRD local, ni los leales de otro tiempo, mucho menos el gobernador, al parecer, hicieron esfuerzos en impedir la injusticia que se cernía sobre Leonel Cota

El Regreso. Con este talante vuelve Leonel y de forma estruendosa da a conocer la formación del Frente Democrático Sudcliforniano, rodeado de sus mas cercanos tomó el centro de la escena e inició un discurso que revela no solo sus intenciones, sino sus personalidad y su sentido de trascendencia. En ese discurso de apertura, se escucha a un Leonel tronante, como Júpiter, como Jehová contra quienes quemaban incienso a “El becerro de oro” después de haberles enseñado el camino de la verdad.

Según el exgobernador, hizo un gobierno modelo, dejó las cosas muy bien, en orden y trabajando cuando abandonó el estado en pos de otras glorias. Después de librar combates en las grandes ligas; después de guerrear contra la reacción, contra la derecha neoliberal; después de múltiples sacrificios y mortificaciones regresa y encuentra desordenado el cotarro. El guerrero encuentra que su legado se ha perdido; su herencia política abandonada, su doctrina olvidada, sus métodos echados a la basura, sus lecciones han sido tergiversadas. Todas las enseñanzas, sus ejemplos han sido objeto de desviaciones. Con eso se encontró el héroe cuando regresó a la tierra de sus desvelos.

Leonel entonces comprende que no los puede dejar solos y así la emprende contra funcionarios que se enriquecen en su cargo, invasores de terrenos, negociantes en el gobierno, prototipos del mercadismo –esa gran corriente política- desleales, traidores, mediocres, ladrones, en suma, los vendedores en el templo. Leonel viene a salvarlos de ellos mismos, quizás a salvarnos a todos.
La tomó en contra de funcionarios: “tampoco queremos que se repita la misma historia, de políticos en las alturas, mediocres, ladrones” y después: “podemos equivocarnos una vez, pero quien se equivoca dos veces…”. Palabras ambiguas, merecedoras de una hermenéutica política cuyas revelaciones mesiánicas pondrán a cada quien en su lugar. Muchos entendimos que el asunto era contra Narciso Agúndez, quien sabe.

Los objetivos del Frente. El FDS revive a las organizaciones parapartidistas que se unieron al PRD en 1999 para derrocar al PRI. No tiene otra función que influir en la vida política de Sudcalifornia en cuanto a seleccionar a los candidatos que deberán dar la batalla en 2011. No está afiliado a ningún partido político. Al parecer, la idea de Leonel es aglutinar una gran cantidad de posibles votantes alrededor de un candidato. ¿de cual candidato?, sería la pregunta siguiente.
Leonel lo aclara en su discurso: “No vengo a promover a ningún candidato o candidata, ustedes los van a proponer y van a decidir como se hizo en 1999 y en el 2005, como hemos decidido en la historia política del estado en los últimos 10 años”. Es decir, la responsabilidad es de esa entidad tan socorrida por los políticos, el llamado “pueblo”. Una entidad fantasmagórica, ubicua, tan ad hoc para la demagogia, un ente sumamente manipulable. Seguramente no faltó el colofón de “el pueblo nunca se equivoca”, otro de los axiomas del sofismo.

Según el reportaje que el periodista Raymundo León publicara en la Revista Análisis –noviembre 2009, pag 10-11- el FDS nace con una afiliación de 7 mil militantes, pero la meta es llegar a 50 mil a finales del 2010. Si esto se llega a cumplir, el FDS funcionará como un partido político y será la joya que todo partido político querrá, pues el triunfo de su candidato será seguro.

Sin demasiados romances con el PRD, Leonel Cota ha seguido el mismo sendero de su mentor López Obrador: culpa de colaboracionista a la dirigencia actual del PRD, por lo tanto busca refugio en la “izquierda” representada por el PT y Convergencia. De hecho, en la tarima de la cancha Gómez Jiménez, donde se realizó el acto de fundación del FDS, se encontraban tanto dirigentes del PT como de Convergencia, seguramente los partidos con los que dará la lucha contra el candidato de Narciso Agúndez, por el PRD.



Por lo pronto, Leonel trata de convertir el Frente en un tesoro que se disputen todos los partidos. Una vez que el Frente tenga la fuerza planeada de 50 mil afiliados y, si todo sale bien, ahí es cuando “el pueblo” va a decidirse por Rosa Delia Cota Montaño en una elección interna. Ya lo dijo Leonel “igual que en 1999, igual que en el 2005” .

La otra cara de la moneda. Por lo pronto, en su regreso, Leonel Cota ha mostrado músculo. Sin embargo, funcionarios del gobierno de Agúndez no se vieron en el estrado; pocos diputados locales, ninguno federal; ningún presidente municipal, solo un delegado. Habrá que ver su capacidad para aglutinar una mayor cantidad de militantes, de mantener el control y de llevar a cabo sus planes.

Tiene en contra, el estatus de exgobernador, al gobernador, la división del PRD, el peligro de nepotismo por Rosa Delia y el efecto Kirchner.

Ex gobernador. Fenómeno que padecen todos los exgobernantes del mundo. Tal estatus es el caso de quien una vez gobernante, se retira porque ya ha conseguido su aspiración política máxima y guarda respetuoso silencio. Solo aparece en actos selectivos, acepta puestos honorarios y rechaza dar opiniones a los medios. A cambio, empiezan a aparecer por aquí y por allá, revelaciones, chismes y comentarios que no se atrevieron a salir mientras el presunto estaba en el poder. El presunto calla y soporta estoicamente su ostracismo.

Obviamente no es el caso de Leonel. Aunque su imagen ha sufrido un deterioro ostensible, su capacidad política es indudable, sin embargo, tiene en contra al propio gobernador y el gobierno, rencores y disidencias acumuladas desde el 99, el capital político de AMLO en picada, un PRD dividido y la idea general de que su deseo es colocar a Rosa Delia Cota en la gubernatura, quizás, su mayor desventaja.





El fenómeno del ex gobernante alcanza también a Agúndez, la natural tendencia a buscar en su relevo a un leal, es muy probable que no coincida con Leonel Cota. En el escenario de constitución de el FDS, al final del acto, un poco antes de caer el telón, Leonel, como un actor que ha debutado con éxito, se presenta ante el respetable que lo ovaciona, entonces comparte, como primer actor, con el resto de compañeros el aplauso y es Rosa Delia quien se encuentra a su izquierda y a quien Leonel levanta la mano. Un digno final de la obra y un mensaje que quiera que no, es, por obvio, revelador.

Por más derecho, experiencia y valor propio que pudiera tener Rosa Delia Cota, el elector rechaza la eternización de una familia en el poder, además habrá que ver cuáles son las percepciones populares acerca del gobierno municipal que encabeza en la actualidad.
Rosa Delia ha sido factor de desacuerdos en el PRD, con ciertas contradicciones con el gobernador y con el diputado federal Víctor M. Castro, el mismo Leonel Cota, no es un factor de armonía; su discurso tronante, acusativo, bronco y buscapleitos no fue una pieza de oratoria plácida y armónica; no tiende a los consensos, a la reconciliación. Está en pie de lucha y eso, siempre provoca divisiones, además de las múltiples disputas de corrientes y tendencias que han desfondado el PRD. Una división mas del grupo en el poder, es posible que no les alcance para ganar una elección.

El efecto Kirchner. Como bien sabe el enterado lector, en la Argentina, el gobierno próximo pasado lo ejerció Néstor Kirchner, su esposa Cristina Fernández, que era senadora pasó a ser candidata y actualmente gobierna la república. Nadie, ni los mas fieles seguidores del matrimonio piensa que gobierna Cristina, ante casi todo el mundo, quien ejerce el poder es Néstor.

Si el candidato que salga del FDS llega la gubernatura, sufrirá, seguramente, el efecto Kirchner. Nadie en su sano juicio creerá que puede erigir un gobierno autónomo, mucho menos, si es Rosa Delia la afortunada. Leonel Cota será una sombra, se convertirá en el hombre fuerte, el que está detrás del trono y el gobernador, quien sea, será solo un hombre de paja, un esperpento. Aunque si es Rosa Delia, todo quedará en familia. Una apuesta arriesgada, de gente que sabe de apuestas y la apuesta de Leonel Cota es la de convertirse en el gran elector, único objetivo del FDS.

1 comentario:

Nicomedes dijo...

Creo que aunque los Cota Montaño le puedan dar pelea a la dupla Chicho-Luis Armando, serán estos quienes continuen al frente del Gobierno sudca.